Indice de costos de la construcción de vivienda

II. Segunda parte : Ficha metodológica

1. Introducción

El presente capítulo contiene un resumen de los principales aspectos metodológicos que orientaron el rediseño del Nuevo Indice de Costos de la Construcción de Vivienda –ICCV-, proceso que inició el DANE desde 1997 y con éxito logra culminar con esta entrega.

El rediseño del índice buscó fundamentalmente incorporar en la canasta del Nuevo Indice de Costos de la Construcción de Vivienda los principales cambios a nivel tecnológico, relacionados con los actuales procesos constructivos, así como los insumos y materiales que se utilizan en su construcción.

El nuevo diseño y desarrollo metodológico, contó con la participación directa de Instituciones investigadoras y conocedoras del tema; debe resaltarse el decidido y desinteresado apoyo recibido por entidades como CONSTRUDATA, en especial el de las empresas constructoras, quienes siempre demostraron interés y un aporte invaluable en todas las decisiones técnicas que se adoptaron. Igualmente, el de la Cámara Colombiana de la Construcción –CAMACOL-, entidad que prestó apoyo y asesoría directa sobre algunos temas particulares.

En la primera parte de este resumen metodológico se presentan los antecedentes técnicos de la investigación, los objetivos, lo mismo que los diferentes procesos metodológicos acometidos para la conformación de las canastas, la definición de calidades y específicaciones de los insumos y los criterios utilizados no sólo para el seguimiento de precios, sino fundamentalmente para la estimación de los índices, los cuales contemplaron diferentes niveles de agregación para satisfacer todos los requerimientos de información en esta materia.

 

2. Antecedentes

En 1972, el DANE inicia la investigación sobre costos de la construcción de vivienda. Desde este año hasta la fecha, se distinguen tres etapas caracterizadas no sólo por la actualización de las canastas correspondientes a cada uno de los tipos de vivienda, sino también por la ampliación de su cobertura geográfica.

La primera etapa cubrió el período entre enero de 1972 y diciembre de 1979; la cobertura del índice era de diez (10) ciudades: Barranquilla, Santafé de Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Manizales, Medellín, Neiva y Pasto; comprendía la vivienda unifamiliar para los estratos bajo, medio y alto; consideraba los costos directos e indirectos; la canasta contenía 76 materiales, 3 categorías de mano de obra y 4 elementos del costo indirecto.

La segunda etapa, cubrió de diciembre de 1979 a marzo de 1989. Por convenio con CAMACOL y CENAC, el índice se extendió a las ciudades de Armenia, Barrancabermeja, Ibagué, Montería, Popayán, Pereira, Santa Marta, Sincelejo, Tunja, Valledupar y Villavicencio. Se incluyó la vivienda multifamiliar para dos tipos de estructuras (hasta 5 pisos y más de 5 pisos) y sólo cubrió los costos directos.

La tercera etapa del índice, se extendió desde marzo de 1989 hasta diciembre de 1999, tenía una cobertura de trece (13) ciudades: Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Ibagué, Manizales, Medellín, Neiva, Pasto y Pereira. El índice comprendía la vivienda unifamiliar para los costos bajo, medio y alto, y la vivienda multifamiliar, para estructuras de hasta cinco pisos y más de cinco; la canasta, que sólo explicaba los costos directos, contenía 117 materiales, 4 categorías de mano de obra, 7 equipos y 5 herramientas menores.

A partir de enero de 1997 se comenzó el rediseño metodológico, con el cual se buscó la modernización de las canastas para las ciudades que cubre la investigación, la actualización de los tipos de vivienda, la ampliación de la cobertura geográfica, la actualización del año base del índice y la estimación de una canasta general para todos los rubros de la misma.

   

3. Justificación

Por tratarse de un indicador que muestra el comportamiento de los costos de los principales insumos utilizados en la construcción de vivienda y ser un importante punto de referencia para la actualización de presupuestos, contratos y demás aspectos relacionados con la evolución de los precios de los mismos, es necesario que esté metodológicamente actualizado, es decir, que responda de manera adecuada no sólo a las variaciones de precios reales, sino también a los componentes en materia de insumos, mano de obra, maquinaria y equipos, los cuales están directamente relacionados con las tecnologías utilizadas en los diferentes procesos constructivos.

Para lograr este propósito y considerando que se han registrado cambios tecnológicos importantes en los últimos tiempos que afectan de manera directa los componentes de la canasta de insumos utilizados en la construcción de viviendas, el DANE inició en 1997 el rediseño metodológico de este indicador, actualizando no sólo la estructura de sus canastas, sino principalmente involucrando las innovaciones tecnológicas en materia de medición que permiten reflejar de manera más certera los cambios reales en los precios de los principales insumos.

 

4. Objetvos de rediseño

 Modernizar las canasta del Indice de Costos de la Construcción de Vivienda, en sus componentes y características (artículo y especificación, calidad y unidades de medida).

Analizar los principales tipos de vivienda edificados en Colombia, buscando los indicadores económicos que permitan su incorporación al nuevo índice.

Incorporar en la metodología de producción del Nuevo ICCV dos variantes, desarrolladas internacionalmente para minimizar los sesgos que la producción de números índice conlleva: primero, un sistema flexible para actualización más rápida en las canastas para seguimiento de precios, y en segundo lugar, el uso de razones geométricas para calcular los índices simples del indicador, eliminando el sesgo por valores extremos.

Disponer de una base del índice más actualizada.

Ampliar la cobertura geográfica, tomando como criterio las ciudades con mayor área construida en el período 1986-1995, según las Licencias de Construcción otorgadas en este lapso de tiempo.

Actualizar y modernizar los sistemas de captura y procesamiento del índice, logrando mayor eficiencia y calidad en la información del indicador.

Mantener un seguimiento riguroso a las especificaciones de cada uno de unos insumos que componen las diferentes canastas, para lograr incorporar de manera adecuada las novedades presentadas.

Mejorar la estimación de mano de obra, a través del manejo, seguimiento y conservación de las especificaciones seleccionadas.