CONSEJOS PARA OBTENER UN BUEN PAVIMENTO DE CONCRETO

Ing. Cipriano A. Londoño N., I.C.   I.C.P.C.
   
Tomado de:  Revista NOTICRETO No. 40
HAGA BIEN EL DISEÑO DE LAS JUNTAS  

El espesor del pavimento no es lo único sujeto a diseño. También es necesario definir la longitud y ancho de todas y cada una de las losas que se van a construir. Esta actividad se conoce como diseño de las juntas, y se hace con el fin de evitar la formación de fisuras erráticas.

Durante las primeras horas de vida del pavimento se presentan los mayores cambios en la estructura física del concreto, pues se pasa de tener una mezcla fluida, a tener algo parecido a una piedra.

   

En ese proceso se presentan reacciones químicas, que calientan la mezcla, permitiéndole al concreto desarrollar sus características físicas y mecánicas. Luego, dichas reacciones son más lentas, permitiendo a su vez el enfriamiento del pavimento.

Este "caliente" y "enfríe" trae como consecuencia una dilatación y, posteriormente, una contracción. Esos movimientos se ven restringidos por la fricción desarrollada entre la losa y la base, lo cual a su vez puede inducir fisuras en el pavimento, llamadas de contracción.

La experiencia ha demostrado que las fisuras de contracción se presentan con espaciamientos irregulares, entre 12m y 25m, dependiendo de las condiciones de curado, de las características del concreto y del soporte de las losas, de las condiciones ambientales, etc.

Cuando el concreto se endurece, queda sometido a la acción de los agentes climáticos que obligan a las losas de concreto a tomar posiciones cóncavas y convexas, que a su vez le inducen a las losas esfuerzos de tracción en la cara inferior y en la superior respectivamente.

La magnitud de los esfuerzos inducidos depende del espesor y longitud de la losa, además de la capacidad de soporte del suelo.

Aunque no son completamente lineales, se puede decir que los esfuerzos son proporcionales a la longitud de la losa hasta alcanzar un valor para el cual los valores son constantes.  Dicho máximo se alcanza cuando la longitud de las losas es cercana a 5,5m y es de 0,2Mpa (20 kgf/cm2), valor que es alto y ayuda a que el pavimento se fatigue más rápido.

Para evitar esto, se recomienda disminuir la longitud de las losas a valores cercanos a los 5m. Pero no sólo la contracción del concreto y los esfuerzos generados por las condiciones ambientales pueden fisurar las losas, también lo hacen las restricciones impuestas al movimiento del concreto por parte de elementos ajenos al mismo pavimento como son: los sumideros, las cámaras de inspección, los parámetros, de las construcciones, y aun los cambios de dirección del pavimento.

Esto obliga a que el diseñador de las juntas del pavimento "piense como una losa" o que "sienta como una placa" para establecer qué puntos del pavimento pueden tener movimientos restringidos.  En el diseño de las juntas hay que andar con cautela, pues los pavimentos como las empresas, en muchas ocasiones, se acaban por ellas.