Ing. Harold Alberto Muñoz M.
Consultor Estructural



La historia de la construcción de la denominada Torre de Eiffel se inicia en 1855 cuando Gustave Eiffel obtuvo la patente de su construcción para la exposición universal de 1889 en Paris, conmemorativa del centenario de la Revolución Francesa.

Se trataba de un proyecto surgido por el deseo inmenso de ofrecer un monumento majestuoso en correspondencia con el mayor movimiento popular de todos los tiempos. Para entonces, con el fin de conmemorar el centenario de su independencia, los americanos habían levantado el monumento de 170 m de altura en Washington.

    Figura 1 – Vista de la Torre Eiffel desde el Trocadero  
Eiffel fue el ganador de un concurso entre más de un centenar de participantes, y en el cual uno de los contendores finales proponía una torre en mampostería de piedra, con lo cual se mantenía el uso tradicional de las construcciones de la Antigüedad, la Edad Media y el Renacimiento.

Con esta nueva propuesta se rompía esa tradición. El material seleccionado fue el hierro laminado, símbolo de la revolución industrial, tan de boga en ese entonces por los novedosos desarrollos de los ferrocarriles, para los cuales Eiffel había diseñado varios puentes en estructura metálica.

Se proyectó construir la torre a un precio económico y con miras a desmontarla una vez concluida la exposición. Una vez se aprobó el proyecto, la satisfacción de los organizadores se descubre cuando se establece que la Exposición se haría entonces alrededor de la Torre.

Figura 2 – Detalle del sistema de cimentación de uno de los apoyos y de la estructura ornamental de los arcos. Se aprecia al frente el busto de Gustave Eiffel, artífice de la obra

Antes de ejecutar la colosal obra, Eiffel había desarrollado un sin número de proyectos, especialmente puentes y estructuras metálicas, en más de 12 países.

La construcción de la Torre, en ese entonces vilipendiada, dos veces vendida como chatarra por un hábil estafador y posteriormente denominada la octava maravilla del mundo, tomó un tiempo record de casi dos años, utilizando un modesto número de obreros a un costo final inferior al inicialmente previsto.

Se destaca que en ese período hubo una huelga que duró sólo ocho días, gracias a la negociación personal de Eiffel.

La base de la Torre es la proyección de un cuadrado de 125 m de lado, en donde se inscriben elegantes arcos que soportan el primer piso. Esta disposición fue sin duda debidamente estudiada, puesto que de ella deriva la estabilidad de la estructura especialmente frente a la acción predominante del viento.

Desde el punto de vista arquitectónico, la Torre es en realidad una pirámide no de aristas rectas sino de arcos hiperbólicos, con lo cual se consiguió mejorar el comportamiento ante las fuerzas predominantes del viento. Tal v
ez ésta fue una inspiración nacida de la observación de las grandes coníferas.

Los aspectos arquitectónicos del monumento estuvieron a cargo de Stephen Sauvestre, y los ingenieros compañeros del constructor fueron Ëmile Nouguier y Maurice Koechlin, quien realizó el diseño estructural.

 
Figura 3 – Vista inferior del primer nivel. Dentro del armonioso sistema estructural se destaca a la izquierda el corredor de los ascensores.
Ante la consideración comercial del atractivo turístico que representaba, se proyectaron dos plataformas intermedias y espaciosas y un mirador para en conjunto albergar 10.000 visitantes simultáneamente. El primer piso está situado a 57 m de altura y alberga restaurantes y tiendas que producen más ingresos que el obtenido por taquilla.

En el segundo piso, a 115 m de altura, se encuentran algunos servicios como correos, imprenta, etc. El tercer piso se halla a 276 m de altura y sobre él existen algunas otras instalaciones para completar una altura total de 320 m, lo cual confirió a la torre por más de 40 años el récord mundial de la edificación con mayor altura.
 
  La erección de la Torre tuvo un fuerte cuestionamiento por parte de un nutrido grupo de intelectuales y artistas en nombre del arte y de la historia, por considerar que la ciudad de París no debía asociarse con un proyecto que la afeaba y deshonraba e incluso la pondría en ridículo ante América. Eiffel respondió: “¿Cuáles son los motivos de la protesta?¿Acaso las verdaderas condiciones de las fuerzas no están siempre de acuerdo con las secretas condiciones de la armonía?”. Los cálculos me han dictado que las curvas de las cuatro aristas del monumento, arrancando de un enorme y desusado zócalo en su base, ascenderán hasta la cumbre para dar una gran impresión de fuerza y belleza.”

La construcción demoró 26 meses y fue concluida el 31 de marzo de 1889 convirtiéndose en un atractivo para los parisienses y sus familias. Fue la estructura más alta durante 41 años hasta la construcción del Edificio Chrysler en Nueva York.
Figura 4 – Panorámica de la imponente majestuosidad de la base de la estructura hasta el primer nivel, ubicado a 57 m del terreno.
 
  Figura 5 - La armonía, simetría y belleza hacen del monumento una estructura única en donde la arquitectura y la ingeniería están en comunión.  
El mayor inconveniente constructivo fue la cimentación, por la condición de aluvión del terreno y su proximidad al río Sena. Este inconveniente ya lo había tenido Eiffel en la construcción de sus puentes. Los cimientos de la Torre debían arrancar 5.00 m por debajo del nivel del Sena por lo que se ideó un sistema de cajas metálicas de 6.00 x 15.00 m, de dos compartimentos: el superior contenía el lastre de concreto y el inferior era el lugar de trabajo de los obreros; pero en él había aire comprimido que impedía la presencia de aguas de infiltración. Mediante dos grandes ductos se inyectaba el aire y por ellos circulaban los obreros y se retiraba el material de la excavación.

Cuando concluyó los cimientos, Eiffel sustentó sus cálculos mediante el siguiente raciocinio: observó que ellos podían soportar un esfuerzo de 1.235 kg/cm2, frente al peso de la Torre que generaba una presión de 30 kg/cm2, es decir, habría un factor de seguridad de 40!!!.

El peso total de la Torre es de 7.000 toneladas de hierro, cantidad realmente mínima considerando su altura y su extensión, y que sería equivalente al peso de un edificio de tres pisos en la misma área, lo cual indica el rigor de la creación de esta maravilla fundamentado en los rigurosos cálculos llevados a cabo durante los dos años de diseño y fabricación de las 15.000 piezas, ensambladas mediante dos y medio millones de pernos. Para su ejecución, la torre se dividió en 27 paneles para cada uno de los lados, con un total de 5.000 piezas de 1 m2.
En el proceso constructivo del primer nivel se advirtió que los extremos de las armaduras provenientes de los apoyos no coincidían por escasos centímetros, por lo que Eiffel recurrió a un procedimiento a partir de una bomba de agua dispuesta en los apoyos, de manera que la presión gradual del agua permitió ajustar los centímetros necesarios para el empalme.

A medida que aumentaba la altura se desplazaba una grúa sobre cada una de las cuatro pilastras esquineras, con una fuerza de 3 toneladas y un brazo de 12 metros. Terminado el primer nivel, allí se instaló una grúa de vapor que distribuía el material hacia las cuatro esquinas de la
Torre.

Al concluir la obra, el 31 de marzo de 1889, Eiffel plantó una bandera de Francia en lo más alto de la Torre como expresión de triunfo y orgullo. Las obras concluyeron con 35.000 kg de pintura, que se renueva cada siete años. Inaugurada el 15 de julio de 1889, fue dedicada por su autor a la ciencia pura. La exposición universal de París duró seis meses y durante este tiempo 3’512.000 personas la visitaron. Según se pactó en el contrato, la Torre sería de propiedad de Eiffel por 20 años y luego revertiría a la ciudad de Paris, como efectivamente sucedió.
 
Figura 7 - La imponente Torre fue dedicada por el autor a las ciencias puras como reconocimiento al soporte que son de los fundamentos de la ingeniería estructural.
Figura 6 – La fabricación y ensamblaje de las piezas fue rigurosamente planificada por Eiffel, consiguiendo con ello el cumplimiento de todas las metas propuestas.
 
 





   



 
Introducción
Edificios con estructura metálica
Concreto vs acero: a manera de paralelo
Construcción metálica ACESCO